Llamamiento a donaciones! Pasa la voz!

Desde hace varios años reina en Siria una atroz guerra de consecuencias devastadoras en especial para la población civil: incontables víctimas mortales, infraestructuras en gran parte destrozadas y casi la mitad de la población siria (unos 10 millones de personas) se encuentra huyendo del horror. 

En el norte del país, una zona habitada mayoritariamente por Kurd@s, la población ha decidido tomar las riendas de sus vidas. Desde 2011 Rojava, una zona que hace frontera con Turquía e Irak, se han impulsado la formación estructuras de organización autogestionaria. La comunidad de dicho lugar desarrolla de tal manera un modelo desde la praxis antagónico al de las estructuras marcadas por la violencia, la marginación y las heredadas pugnas por el poder. 

La sociedad está organizada desde la democracia de base, es decir, desde los consejos en los que todos, incluso los innumerables refugiados sirios, participan. Las mujeres juegan en este proceso un papel especial. Su aportación central a la reconstrucción y su participación en todas las decisiones, es considerada una condición indiscutible en el camino hacia una mejor sociedad, liberada de las cadenas del dominio clásico. Para lograr a la vez una alternativa económica y combatir la precaria situación del abastecimiento, se han formado cooperativas en las que se producen tanto alimentos como artículos de primera necesidad. 

Para la protección frente a los ataques, sobre todo los perpetrados por los seguidores del grupo terrorista EI, se formaron en 2012 las Unidades de Protección Popular (YPG) y Unidades Femeninas de Protección (YPJ) . De esta manera les ha sido posible la construcción de una sociedad con democracia de base a pesar de la tensa situación de peligro que les rodea. La oferta de formación continua (ampliación de estudios), así como la construcción de colegios y academias locales complementan a su vez dicho proceso. 

Sin embargo, la autogestión en Rojava no está reconocida oficialmente y sufre el embargo de los estados colindantes. Ello conlleva lógicamente a la escasez de bienes básicos para la supervivencia de la población como medicinas y alimentos. A su vez las infraestructuras públicas como las de abastecimiento energético o de agua, así como los hospitales han quedado destruidos por la guerra. 

Nosotros creemos que la reconstrucción y el proceso autogestionario no pueden fracasar por la falta de equipamiento y por eso queremos apoyar a la población local de manera práctica y solidaria. 

Siguiendo los deseos de las gentes de la región en cuanto a sus necesidades, el objetivo de este verano 2015 es comprar y hacer llegar a Rojava un camión de bomberos con todas las dotaciones pertinentes. Dicho equipamiento será entregado directamente a los integrantes de la Organización de autogobierno local. 

Este proyecto depende de las donaciones para poder ser financiado. Cuanto más dinero se recaude, más equipos podrán ser comprados para paliar las necesidades de la comunidad de Rojava. Del mismo modo donativos como generadores, equipos complementarios para técnicas de extinción, medicamentos o material para vendajes, son bienvenidos y se nos pueden hacer llegar a nosotros.

Todos los donantes serán informados en todo momento a través de nuestra web sobre el estado actual de la campaña. Así mismo se pueden expedir recibos de las donaciones si es precisado.
Cuenta para donativos:
CAR DEST Hilfsorganisation
Banco: Berliner Sparkasse
IBAN: DE84 1005 0000 0190 3903 36
BICBELADEBEXXX
Referencia de pago: „Feuerwehr für Rojava”